¿Sabes qué es lo mejor para tu bebé en el agua?

La actitud de los padres en el agua es fundamental para el pequeño.

  • Antes de entrar al agua

Para el disfrute del bebé en el agua es muy importante que acudais a la piscina con las necesidades cubiertas; es decir,  el bebé debe haber comido y con las horas de sueño cubiertas. La principal actividad de los pequeños en el agua es la estimulación, por lo tanto debe estar lo más receptivo posible.

 swimming-pool-at-hotel-10078403
  • En el agua

La regla de oro es no entrar a la piscina con el bebé en brazos. No hay que meter al bebé de golpe, tómate tu tiempo, llevate algun juguete que le guste (y se pueda mojar) y mójale poco a poco; recuerda que has ido a la piscina a jugar y disfrutar. Los bebés están aprendiendo diversidad de cosas nuevas todos los días, están creciendo continuamente, desarrollándose…, llevale juguetes que potencien su estimulación, desarrollen su psicomotriz. Tu actitud es clave: buena disposición para crear un buen ambiente.

  • Al salir

Recuerda no salir del agua con el bebé en brazos para evitar accidentes. Los bebés pierden calor rápidamente así que no pierdas tiempo y abrigalo bien. Cambialo en un lugar cálido y sin corrientes.

La actividad en el agua es intensa lo que, seguramente hará que el bebé tenga hambre y sueño.

Si llevas al pequeño a la piscina (curso de matronatación o a jugar con los papás) regularmente estarás consiguiendo una rutina muy positiva para él de alimentación, horas de sueño y ocio. Todo esto repercutirá en su posterior desarrollo positivamente

¿Sabes qué es lo mejor para tu bebé en el agua?

La actitud de los padres en el agua es fundamental para el pequeño.

  • Antes de entrar al agua

Para el disfrute del bebé en el agua es muy importante que acudais a la piscina con las necesidades cubiertas; es decir,  el bebé debe haber comido y con las horas de sueño cubiertas. La principal actividad de los pequeños en el agua es la estimulación, por lo tanto debe estar lo más receptivo posible.

 swimming-pool-at-hotel-10078403
  • En el agua

La regla de oro es no entrar a la piscina con el bebé en brazos. No hay que meter al bebé de golpe, tómate tu tiempo, llevate algun juguete que le guste (y se pueda mojar) y mójale poco a poco; recuerda que has ido a la piscina a jugar y disfrutar. Los bebés están aprendiendo diversidad de cosas nuevas todos los días, están creciendo continuamente, desarrollándose…, llevale juguetes que potencien su estimulación, desarrollen su psicomotriz. Tu actitud es clave: buena disposición para crear un buen ambiente.

  • Al salir

Recuerda no salir del agua con el bebé en brazos para evitar accidentes. Los bebés pierden calor rápidamente así que no pierdas tiempo y abrigalo bien. Cambialo en un lugar cálido y sin corrientes.
La actividad en el agua es intensa lo que, seguramente hará que el bebé tenga hambre y sueño.
Si llevas al pequeño a la piscina (curso de matronatación o a jugar con los papás) regularmente estarás consiguiendo una rutina muy positiva para él de alimentación, horas de sueño y ocio. Todo esto repercutirá en su posterior desarrollo positivamente