Cotilleando veo que en varias piscinas trabajan con bebés en el agua para garantizar la seguridad del pequeño “por si se cae”, dicen que se les enseña a flotar.

Yo respeto pero no estoy para nada de acuerdo; este entrenamiento es muy duro para los pequeños, que a base de tragar agua acaban flotando.
Y yo me pregunto, si vas a la piscina, ¿por qué se va a caer tu bebé de 6 meses al agua si aún no sabe ni andar? ¿Lo piensas dejar solo?
No es mejor estar con él, aprender a flotar disfrutando en familia, no como media de supervivencia, sino como afecto, amor, respiración, relajación…
Otra cosa importante, cuidado con las inmersiones ya que el bebé puede realizar aspiración y entrar agua en vía respiratoria, con lo cual la historia se complica….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation