Este es un punto importante en las salas de fitness y musculación.
Los que estamos metidos en el mundo del deporte sabemos que por ejemplo un equipo de fútbol, baloncesto, voleibol, natación… tienen una planificación muy marcada y estructurada. Hablando de mi profesión que es la natación, sabemos que debemos marcar unas pautas de entrenamiento en el tiempo, en función de las competiciones, tipología…para eso está marcado en el calendario el OBJETIVO o prueba y el ITINERARIO. Cuándo hacer fondo, cuándo técnica, cuándo descansar, cuando entrenamiento de gimnasio… Esto lo vemos claro.

Pero cuando hablamos de las salas de gimnasio parece que no es “tan importante” una buena planificación, que con una tabla es suficiente.

 
Pero no debemos olvidar que los principios que rigen todos los entrenamientos son muy similares. Si no los cumplimos, difícilmente vamos a conseguir nuestros objetivos.
Para conseguir nuestra mejora, nuestro objetivos, debemos ser conscientes de qué estamos realizando y controlar la frecuencia, intensidad, duración…aunque no vayamos a competir. Podemos decir que ESTAMOS COMPITIENDO CON NOSOTROS MISMOS, CON EL YO DE AYER. Es por ello, que voy a desarrollar este punto lo mejor posible.
Lo primero de todo es conocer, ¿mi objetivo? ¿Qué quiero conseguir? No es fácil porque muchas veces ni los propios usuarios del gimnasio saben qué quieren realmente.
Una vez sabiendo QUÉ QUIERO, ya puedo trazar un plan, una estrategia de consecución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation