El primer día de natación.

Esta es una duda recurrente en mi trabajo. ¿cómo va a ser la primera clase de natación de mi hij@?

A lo largo de los años es una duda muy razonable que se preguntan muchas familias. Es lógico. Es como cuando van a empezar el colegio o la guardería, las familias quieren que su hijo no sufra, lo pase lo mejor posible. Es duro para todas las partes, pero creo que la peor parte se la llevan las familias, que anticipamos y pensamos mil cosas que podrían pasar.

El primer día de natación tiene que ser algo chulo, divertido, atractivo. El agua es muy divertida, ¿por qué no iba a serlo en natación?

Os voy a contar desde mi experiencia y mi forma de trabajar cómo sería el primer día de natación de vuestros hijos e hijas.

Lo primero de todo es formalizar la matrícula en recepción, allí siempre se os da toda la información que necesitéis, siempre podéis llamar, mandar un email o todo lo que necesitéis. Si aún te quedan dudas o si crees que necesitas contar algo al monitor, siempre está mi puerta abierta. ¿Qué cosas me suelen comentar?

  • Mi hijo nunca ha hecho natación y es un poco tímido
  • Le cuesta un poco al principio
  • Le cuesta confiar
  • Lleva tapones en los oídos por temas médicos
  • ¿Quién le va a dar clase? ¿Está formado?
  • Mi hijo tiene autismo
  • Mi hijo tiene Síndrome de down
  • Mi hijo ve mal o lleva gafas
  • Tiene 5 años pero aún no ha hecho natación
  • Venimos de otra piscina con una mala experiencia
  • No le gusta meter la cabeza en el agua
  • Le asusta ponerse gafas

Y podría escribir más, pero estas son las cosas con las que me encuentro día a día. ¿Te suenan?

Voy a deciros que todas estas situaciones SON COMPLETAMENTE NORMALES. Nunca ha hecho natación, pues vamos a ponerle solución!

Le cuesta un poco, normal! no me conoce!

Estoy formado? Por supuesto! y con muchos años en la espalda!

Autismo, down…. no hay ningún problema, es más, los grupos son se hacen “especiales”, van todos juntos. Donde trabajo no hay “caballitos”, ni colores. Todos somos una familia. Los grupos se hacen siempre para que los peques estén a gusto en el agua y con similares características en el agua.

Da igual la edad que tenga, yo mismo aprendí de mayor a nadar, y al poco me formé como socorrista, monitor y muchas cosas más!

Venimos con una mala experiencia: no hay problema, aquí respetamos el ritmo de tu hijo. No presionamos, no metemos la cabeza a la fuerza. Trabajamos la empatía y la motivación.

Bueno, pues el primer día será el siguiente:

  1. Venís a la piscina, ponéis el bañador, toalla etc al peque. 
  2. YO os espero dentro, y hablamos 3-5 minutillos para que me contéis lo que necesitéis (previamente si teníais dudas habremos hablado por teléfono o tomando un café)
  3. Me quedo con los peques, nos sentamos en el borde, les enseño la instalación, el material. Hablamos sobre qué vamos a hacer en natación y cómo lo vamos a hacer. Nos vamos conociendo. 
  4. Jugamos y empezamos a meternos en el agua (en brazos generalmente, y poco a poco pondremos material y trabajaremos muuuucho)
  5. Nos lo pasamos genial y…. se pasó la media hora!
  6. Volvemos con las mamás y tenemos ganas de repetir.

Así de sencillo, pensando siempre en vuestro hijo.

¿Qué os parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation