Hoy colaboro con una entidad super importante en nuestra sociedad: la Guardia Civil. Todos sabemos la gran labor que realizan día a día: seguridad ciudadana, tráfico, pero también internet y el cuidado de nuestros pequeños de casa. Hoy os dejo con la colaboración de un Guardia Civil que nos escribe sobre bullying. Espero que os resulte interesante, y no olvides compartir. Puedes seguirles en su página de facebook. 

Uno de los grandes miedos que como padres nos preocupan es que nadie haga sufrir a nuestros hij@s, por eso es importante saber cómo debemos actuar en caso de detectar una señal de alerta en nuestros pequeños o en los de nuestro entorno. Para empezar debemos saber que el “Bullying” o acoso escolar es el maltrato físico o psicológico deliberado que recibe un niño por parte de otro u otros, que se comportan con el cruelmente con el objetivo de someterlo y asustarlo.

Al bullying se le debe combatir desde la educación de nuestros hij@s, cada día. Los niños, que aprenden de quienes tienen más cerca, deben asimilar conceptos como solidaridad, educación y todos los valores positivos que seamos capaces de transmitirles. Para ello no basta con decirlo, es importante que tomen ejemplo de los actos de sus padres. Es por esto importante que actuemos frente a las injusticias de forma educada y activa. Sin embargo, por desgracia a veces no basta con educar a nuestros hij@s en esos valores y reforzar la confianza en ell@s mismos. Por todo ello, debemos tratar de asegurarnos de cuáles son las preocupaciones de nuestros hijos y acompañarlos durante la resolución de las mismas, dejando que sean ell@s quienes gestionen las soluciones.
Lo primero que debemos es ser capaces de detectar este problema ya que no siempre el/la menor comunica esta situación a sus progenitores. Para ello debemos atender a su estado de ánimo, su rendimiento escolar y todos aquellos signos que nos alertan de que algo no está como siempre. Es conveniente mantener una fluida relación con los profesores de nuestros pequeños, haciéndoles saber que es importante que nos alerten en caso de detectar alguna conducta que ellos consideren anómala, tanto en sentido positivo como negativo. En muchas ocasiones que exista una buena comunicación entre el profesorado y los padres evita de raíz que surjan problemas futuros. La sensibilización y concienciación de padres/madres, profesores y alumnos es sin duda la mejor herramienta. Si estás leyendo estas líneas debes saber que, en caso de que no se haya producido ya, el centro escolar al que acuden tus hij@s puede solicitar a la Guardia Civil charlas muy didácticas sobre varios temas de interés, entre ellos el bullying.
Es habitual que la mayoría de casos que se presentan en dependencias oficiales, lo hagan cuando la situación se antoja demasiado enquistada. Lo primero que deben saber los papas y mamas, es que al venir al Cuartel de la Guardia Civil acaban de comenzar un proceso que pondrá fin a su sufrimiento. Les explicaran que son personal cualificado y con amplia experiencia, por desgracia, en este tipo de casos.
Lo segundo y lo más importante de todo lo que podéis leer en este artículo es aprender que la reacción que los padres tengan cuando su hijo les cuente su problema es importantísima. Para ello es vital no juzgar a vuestro hij@, recordad que quienes ejercen la violencia sobre otros son siempre quienes generan el problema, no al revés. Acompañad a vuestro hij@ haciéndole sentir seguro y con la plena confianza de que pase lo que pase sus padres le van a ayudar de verdad, haciendo todo aquello que sea necesario.
Por tanto, lo primero que deben hacer los padres y madres que se encuentren con este problema es solicitar una reunión con el Director del centro de estudios, el Jefe de estudios y el tutor del menor, exponerles el problema y solicitarles que se levante acta de la misma y nos entreguen una copia o un justificante de la reunión. Todo ello a fin de que quede documentado todo lo que se ha expuesto en la citada reunión. La solicitud del acta es importante, ya que de persistir el problema todos los pasos que hemos dado habrán quedado recogidos. Esto ayudará al Guardia Civil encargado de recoger la denuncia, que tendrá un relato vertebrado y lleno de episodios que conformaran una excelente exposición de hechos. Todo esto será muy útil, en última instancia, para poner fin a este problema denunciando los hechos. En la mayoría de ocasiones, este punto habrá sido suficiente para que el problema se erradique, ya que como norma general el centro toma medidas y los padres de los niños implicados advierten de la conducta de sus hijos conminándoles a que cesen con la misma.
Si el problema persiste, el siguiente paso es personarse en el cuartel de la Guardia Civil más cercano y relatar los hechos con la mayor cantidad de datos posible. Para ello es bueno que los padres elaboren una especia de línea del tiempo narrando todos los acontecimientos en orden cronológico. A continuación les expondrán la que será la solución más adecuada a cada caso. Como no hay dos iguales, se valora siempre el entorno familiar y social de forma que la respuesta sea la más ajustada para la víctima, tratando de aplicar criterios de proporcionalidad, a fin de solucionar el problema generando los menores trastornos posibles para el menor acosado. El Guardia Civil, atendiendo a la gravedad de los mismos así como si el acoso es verbal o en el peor de los casos, se tratan de agresiones físicas, recogerá la perceptiva denuncia o solicitara el apoyo de una unidad especializada en este tipo de situaciones. Es importante que los padres y madres mantengan siempre un dialogo fluido con el agente que lleva el caso, de modo que puedan comunicarle siempre, cualquier novedad relacionada con el mismo.
Debéis saber que aunque en ocasiones esta medida acarrea otras que pudieran parecer drásticas para los agresores, son las que establece la legislación vigente y que por tanto constituyen una solución para el problema de nuestro pequeño, así como una oportunidad para el agresor. Este se hará consciente de que lo que ha hecho tiene consecuencias y que debe cambiar de actitud para poder convertirse el día de mañana en hombres y mujeres que luchen contra esta lacra.

Cartilla del Guardia Civil(1852) Capítulo I , Art.8: “Será siempre un pronóstico feliz para el afligido, infundiendo la confianza de que a su presentación…el que vea a su hijo arrastrado por la corriente de las aguas, lo crea salvado…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation