Así es, un juego super divertido que encanta a todos los peques con los que trabajo en la piscina.
La verdad que no me gusta la forma “típica” de enseñar a nadar, me gusta bañarme, mojarme, evolucionar, aprender. 
Mi metodología se basa en el juego, la técnica está “disfrazada” de juegos, con lo cual os podéis imaginar lo bien que nos lo pasamos en el agua aprendiendo.
El juego en cuestión se llama “cazadores de comida”. Los peques llevan el churro desde la espalda hacia adelante, de tal forma que tienen que ir por el agua buscando comida y cogiéndola con las pinzas, de uno en uno. La comida pueden ser pelotas, huevitos de plástico, etc.
¿Qué se trabaja?

  • Lo primero de todo que están a gusto en el agua
  • Autonomía en el medio acuático
  • Posición en el agua
  • Desplazamiento
  • Patada de piernas
  • Coordinación
  • Equilibrio

Como podéis comprobar se trata de un ejercicio super completo, además que no paran en el agua, se pueden estar como 10 minutos sin parar de recoger, con lo cual añadimos la resistencia a nuestra lista de objetivos.
¿Cuándo introducir el ejercicio?
Desde el minuto cero, siempre y cuando los peques toleren estar en el agua a gusto. Los profesores podemos ayudarles siempre que necesiten para que no se volteen y traguen agua al principio.
Va bien como ejercicio de calentamiento, o bien como ejercicio central metiendo la respiración, soplar al agua, meter la cabeza….en función de cómo van tus peques.
¿Qué os parece? También podéis practicarlo en vuestra piscina con vuestros hijos!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation