Pongo a tu disposición mi aula virtual donde podré enseñarte a través de mis cursos…

  • “10 herramientas para ser mejor profesional”. Un curso online sobre coaching. Te guiaré a través de 1 hora de ejercicios para ser mejor profesional. Precio: 20 €
  • “Estimulación acuática en casa”. Te enseño como estimular a tu bebé en tu casa. Precio: 25 €
  • “Monitor de natación para bebés”. Curso online de 20 horas de duración. Se entrega diploma acreditado LudoQua. Precio: 40 €. Este es el curso estrella del aula virtual. 
  • “Pack monitor de natación infantil + monitor de natación de bebés + primeros auxilios”. Se entrega diploma acreditado LudoQua. Precio: 65 €
  • “10 ejercicios para aprender a nadar y mejorar tu técnica”Precio: 15 euros

 
¿Cómo comprar un curso y acceder?

  1. Elige el curso que quieras hacer en formacion.franciscosanchezaguilar.com
  2. Pulsa en el botón donar e introduce la cantidad del curso
  3. Una vez recibido el pago, te mandaré a tu email tu usuario y contraseña y ya podrás acceder al curso de forma ilimitada.

Hola hola!
Os cuento un nuevo curso que estoy haciendo en Escuela Bitácoras. Es un curso de Noemí Suriol, de la escuela y método Lenoarmi. 
Los que ya me conocéis, sabréis que tengo mi propio método de enseñanza que se llama LudoQua, pero eso no es óbice para que no siga aprendiendo y formándome de otras y con otras personas. De hecho creo que nunca se deja de aprender, porque esta vida es crecimiento y aprendizaje CONTINUO. El día que deje de aprender habrá acabado mi trabajo. 
Hoy comienzo un curso nuevo, me sigo formando, y me apetece dejaros información por si os apetece, como yo, formaros y seguir aprendiendo.  APÚNTATE AQUÍ

Las claves del curso

La natación (su aprendizaje cuando nos referimos a bebés) es una de las actividades físicas más completas y su práctica está indiscutiblemente recomendada. Con ella no sólo ejercitamos una gran cantidad de músculos, también favorecemos la coordinación motora, así como el sistema circulatorio y respiratorio y, en los bebés y niños, además, ayudamos al desarrollo de la autonomía y la confianza, con una influencia decisiva en su autoestima.

El movimiento es vida, la vida es movimiento. Aprender a moverse es aprender a vivir.

La matronatación contribuye a regular el tono muscular, aumenta la capacidad cardiorrespiratoria del bebé, favorece su alineación postural y su coordinación motora, así como sus capacidades sensoriales y psicomotrices.

Qué aprenderás

El curso «Cómo apasionar a los niños por el agua», impartido por Noemí Suriol, directora de Lenoarmi, centro pionero en la incorporación de la matronatación en España, está orientado a mamás y papás, para que sean ellos quienes entusiasmen a sus hijos por el agua con las pautas del Método Lenoarmi®, un sistema que constituye una pedagógica forma de expresión corporal basada en la interpretación del movimiento natural.

Porque aprender a moverse en el agua debería ser paralelo a aprender a moverse en el medio terrestre. Con este curso confiamos en que muchos padres puedan acompañar a sus niños de 0 a 3 años creciendo “bilingües” de agua y tierra, como el que se desarrolla empleando dos idiomas.

¿Es para ti?

Si deseas que tus hijos (de 0 a 3 años completos de edad) se beneficien de las múltiples bondades de ejercitarse en el medio acuático y, sobre todo, que tengan la oportunidad de ser felices en el agua con total seguridad, este curso es para ti.

Cuando apuntamos a nuestros bebés a matronatación o natación para bebés, a veces desconocemos qué se va a hacer en las clases.
Son sesiones de estimulación para el bebé realizadas en el agua. Una estimulación guiada por un profesional. En las sesiones se tratan muchos aspectos como:

  • manipulaciones
  • rotaciones
  • flotaciones
  • juegos
  • inmersiones
  • ejercicios combinados
  • relajación
  • psicomotricidad

Hoy quiero dejaros aquí un vídeo sobre manipulaciones. El resto de material podéis encontrarlo en mi aula virtual. Espero que os guste 😉

¿Por qué asociar la música a los ejercicios? 

RELACIÓN DE LOS EJERCICIOS CON LA MÚSICA
La música es un elemento muy importante en las clases de adaptación acuática Dependerá del centro donde se impartan las clases y del monitor, pero, desde mi punto de vista, la música no ha de faltar en una sesión de natación de bebes.
La música tiene la capacidad de recrear el ambiente que se desee. Así, en las salas de espera encontramos música tranquila, quizás clásica, piano, para que las personas que allí se encuentren  no se alteren, puesto que deben esperar su turno y ser pacientes. Si pusiéramos música rock y heavy seguramente el ambiente sería distinto y las personas se mostrarían más nerviosas, impacientes. También ocurre en las tiendas de ropa, donde interesa un ambiente dinámico, música muy rítmica, que propicie un ambiente de compra rápido
En las clases sucede lo mismo, dependiendo de cómo se haya organizado la sesión y que ejercicios se vayan a realizar nos interesara más un tipo de música que otro.
Así pues, si nuestra intención es hacer una sesión de relajación, la música idónea será la clásica, o baladas suaves…
¿La música debe tener letra?
Este aspecto generalmente no se tiene en cuenta, pero se va a ver como puede ser fundamental en los bebés.
En el ámbito familiar, los papás y mamás que lo dan todo por el nene: amor, caricias, besos, abrazos… también le dan la música. Pero no cualquier música. Existen canciones infantiles que los papas ponen en casa, en el coche… a sus pequeños. Estas canciones infantiles tienen un aspecto educativo ya que suelen estar acompañadas por gestos para que el bebe relacione las palabras con objetos del entorno, su propio cuerpo…
Son como un juego. Al volver a escuchar la canción, el pequeño, instintivamente dependiendo de la edad, claro está, volverá a repetir los gestos y movimientos ya aprendidos. Este tema tiene un doble trasfondo en el agua:

  1. El bebe identifica la música de la clase de natación como algo familiar, con lo cual estamos propiciando un entorno propicio de adaptación
  2. Provocamos en el pequeño que se mueva, con ello, mejoramos la psicomotricidad en el agua.

A continuación se van a exponer los ejercicios y los fundamentos acuáticos.
Propulsión
En natación la propulsión de las piernas es una parte fundamental para el avance del cuerpo en el medio acuático. Si se obtiene una buena propulsión y una buena flotación ayudará a conseguir una buena hidrodinámica y por consiguiente, un buen desplazamiento por el agua.
La propulsión en los bebés es muy escasa, por no decir nula; en cambio la flotación será rica y abundante.
Con los niños (más de 2 años) el ejercicio de propulsión más habitual es el de coger una tabla con las dos manos y dar patadas al agua, de tal forma que el avance sea hacia adelante. Por supuesto que un niño ya se encuentra desarrollado, su cadera y musculatura se encuentra desarrollada y puede realizar este tipo de movimiento.
En cambio, los bebés no son capaces todavía de realizar ese movimiento. Sus caderas están en desarrollo. Su movimiento peculiar será de “pataleo”, de forma que no se producirá desplazamiento, ya que sus piernas de moverán “adelante-atrás” y este movimiento no genera propulsión apenas. Esto no es malo. Ya se dijo que hay que adaptar las clases a las capacidades de los bebés. Por consiguiente lo que se debe hacer es utilizar este concepto y generar ejercicios que favorezcan el desarrollo o evolución desde el pataleo al movimiento ascendente típico de la propulsión. Realizando este tipo de ejercicios se estará potenciando otras capacidades de los pequeños.
Esta evolución se observa porque poco a poco encogerá menos las piernas (posición “ranita”) e irá estirándolas. A partir del mes 14 aproximadamente ya casi podrá estirar completamente las piernas y se podrá trabajar la propulsión de cara a un curso de iniciación de la natación. Evidentemente el monitor no podrá exigir a los bebés “darle a los pies” en las clases hasta que los pequeños no tengan la edad-desarrollo suficientes. No obstante, siempre será mejor exponer los ejercicios por medio de juegos. Ejemplo: no se deberá pedir “dale a los pies”, sino que el monitor preparará un juego que conlleve el “pataleo”; es una cuestión de matiz.
NOTA: si el bebé ya tiene por lo menos 18 meses sí que se podrá pedir “darle a los pies” ya que comienzan a comprender nuestras expresiones habladas y son capaces de ciertos movimientos voluntarios. Aunque si bien es cierto que aunque sean más pequeños de esta edad también son capaces de comprender nuestras palabras, no son capaces de hacer lo que se les pide. Este temario trata generalidades, ya que, como se suele decir: “cada bebé es un mundo”. También influirá el avance y evolución de las sesiones, la motivación de las familias, etc. De todas formas, nunca está demás tener presentes ideas generales, aunque después cada grupo sea diferente.
 Para saber qué ejercicios realizar se debe recordar que los bebés son “narcisistas”, es decir, buscan su propio interés (tiene hambre: llora; tiene sueño: llora, etc.). Hay que ofrecerle material apetecible, motivando el ejercicio que se plantee.
Ese material deberá despertar su interés, tal como pelotas de COLORES, puzles de agua sencillos (4-6 piezas). Si con ese material tan sencillo se juega a tirarlo al agua y recogerlo, se estará fomentando:

  • Pataleo del bebé
  • Exploración del medio
  • Centrar la atención en el juguete
  • Ejercicio de enfoque visual

Si el bebé es muy joven, se recomienda un juguete sonoro, como por ejemplo sonajero para añadir un plus a su interés por conseguirlo y de esta forma realizar el ejercicio. Véase que si no desea el material ofrecido, no realizará los ejercicios propuestos.
El objeto debe ser lanzado a poca distancia, lo que supone una pequeña meta plausible y alcanzable. Siempre se trabajará:
Además, cada vez que se realice un ejercicio se deberá premiar al bebé con:

  • Caricias
  • Aplausos de la clase
  • Besos
  • Juguete conseguido
  • Otras que se ocurran en función de la clase

El refuerzo positivo es MUY IMPORTANTE así como la consecución de las metas; por ello deberán ser metas plausibles, para evitar la frustración y la desmotivación de las familias. La consecución de pequeñas metas supone: superación, motivación. Si se proponen metas difíciles de alcanzar podrá haber frustración en las sesiones. Las metas deberán aumentar de dificultad según avancen las sesiones y se profundice en materia.
Se debe recordar que si durante un ejercicio de propulsión el bebé traga un “poco” de agua no se debe preocupar. Se espera que ceda la tos con buen ánimo y se continúa… y se premia. Tan importante es el refuerzo positivo como la finalización del ejercicio (consecución de la pequeña meta). Se debe puntualizar que con lo expuesto anteriormente no se está diciendo que hay que obligar a realizar el ejercicio “si o si”; LudoQua apuesta por clases dinámicas, divertidas, aprendizaje al ritmo de cada bebé; pero teniendo en cuenta que la consecución de pequeñas metas es muy importante. Por ello, el monitor ya valorará esas metas y sabrá cuales se podrán conseguir. Poco a poco avance el curso, continuará con su planificación o se adaptará a las nuevas situaciones que pudieran ocurrir.
Los ejercicios serán:

  1. Cortos
  2. Definidos

Formas de obtener “pataleo”:

  • estimulando las plantas de los pies de los bebés tanto en posición ventral como dorsal. El bebé podrá encontrarse con apoyo en brazos de la mamá o bien con material auxiliar, como por ejemplo un churro. Podrá estar o bien semi tumbado apoyado en el pecho de la mamá o bien si ésta sujeta al bebé por la nunca (se mostrará en video-tutorial)
  • preferiblemente boca abajo, bien con material o con apoyo familiar, si otra persona (monitor o familiar) estira suavemente una pierna del bebé, éste reaccionará por reflejo al gateo, encogiendo la pierna; alternar las dos piernas (primero una y luego la otra).

Flotación
Conseguir que un bebé flote no es difícil, es necesario buena actitud, buen trabajo y constancia. No se debe prestar toda la energía del curso a la consecución de la flotación de los bebés; habrá que realizar la planificación con criterio. Es decir, ¿de qué sirve que se consiga que un bebé flote?
Mientras más pequeño es el bebé más sencillo es hacerle flotar. La flotación es supervivencia; mientras más mayor es el bebé, más consciente es del medio que le rodea, pueden aparecer miedos, etc.
NOTA MUY IMPORTANTE:
LudoQua tiene la siguiente filosofía de trabajo:
  <<No se trabaja la flotación para que los bebés sean autónomos y las familias puedan estar “más tranquilas” o “menos pendientes”, tampoco se trabaja la flotación “por si se cae al agua”, LudoQua apuesta por un trabajo efectivo en familia, reforzando vínculos afectivos, los bebés no necesitan autonomía, necesitan cariño, horas de sueño y alimento>>
Posteriormente a los ejercicios básicos de flotación, serán muy interesantes las combinaciones flotación-propulsión-inmersión.
¿Cómo conseguir flotación?
a)    Flotación con contacto físico
b)    Flotación con material auxiliar
c)     Flotación por convección
Flotación con contacto físico:
Recuérdese que se dijo niveles atrás, ¿dónde se encuentra un bebé más a gusto? En los brazos de sus progenitores. La flotación con contacto físico “aprovechará” esta circunstancia.
El bebé deberá estar tumbado boca arriba en el pecho de su madre, preferiblemente en el lado del corazón (el sonido del latido produce un efecto tranquilizador en los bebés). La mamá se pondrá recostada, es decir, semitumbada y los dos pasearán por el agua de tal forma que la madre caminará hacia atrás. Para evitar abrazos en momentos que no deben ser, por ejemplo, el bebé quiere abrazar a su madre, pero no por premio a la finalización de un ejercicio, sino para evitar el ejercicio, se utilizará la técnica “manos ocupadas” que consiste en dar “algo” al bebé en sus manos, un juguete, etc., para que éste tenga las manos ocupadas y no se acuerde de abrazar. De esta forma se fomenta la flotación.
Flotación con material auxiliar:
La técnica es la misma que la citada anteriormente tan solo que se va a introducir progresivamente el material deseado en la misma posición hasta que el bebé deja el contacto del cuerpo de la mamá y flota con el material. Es un proceso que durará dependiendo del bebé, no se suele conseguir en una sesión, sino que es un trabajo progresivo. Prima la eficacia de la flotación, como la relajación, la finalización de la clase de manera satisfactoria y buen sabor de boca que la flotación con material en sí misma.
Se puede utilizar cualquier material auxiliar que el monitor crea oportuno para la consecución de este objetivo. No se trata de realizar ejercicios cerrados, sino dar pautas de trabajo e ideas al monitor. Se debe tener paciencia, amor y constancia. El bebé deberá conseguir la confianza necesaria como para no depender del contacto de la madre, lo cual al principio le resultará extraño. Obsérvese que se habla de “no depender del contacto” y no “autonomía del bebé”. En ningún momento la madre dejará de vigilar al pequeño y de guiar el ejercicio, aunque éste se realice con churro, manguito, etc.
Flotación por convección:
Para este tipo de flotación es necesario que el bebé se encuentre muy relajado. Es necesaria la correcta aplicación de las dos técnicas anteriores, ya que el orden establecido en este manual sigue criterios didácticos. Este tipo de flotación necesita de experiencia por parte del monitor y de mucha práctica de la familia.

  1. Una temperatura ambiente agradable y cálida
  2. Una temperatura del agua alrededor de los 32º
  3. Un nivel de cloración de 0’5 aproximadamente
  4. No existir corrientes de aire
  5. Espacio suficiente para cambiar a los bebés
  6. Suelos antideslizantes, etc.; cumplir la normativa higiénico- sanitaria vigente.

Finalmente, se va a ver qué material utilizar en las clases.
Existe mucha diversidad de material auxiliar para el trabajo en el agua. No se debe perder de vista que el objetivo del curso es la adaptación al agua y el trabajo de estimulación, coordinación; psicomotricidad en general. No por utilizar más material en las clases éstas serán mejores o los bebés aprenderán más conocimientos o de forma más rápida. Se debe utilizar cada material en su momento oportuno.
Se va a enumerar una lista del material más utilizado en las clases y posteriormente en el nivel de ejercicios se verá cómo manejarlo y en qué momento.
Material:

  • Churro
  • Regaderas
  • Pelotas de plástico. Nunca utilizar globos ya que los bebés se llevan todo a la boca, pueden explotar y producir un atragantamiento.
  • Juguetes de goma (animales, etc.)
  • Colchonetas de agua
  • Cubos de diferentes tamaños, con / sin agujeros.
  • Música como material auxiliar / refuerzo

Básicamente con estos materiales se puede trabajar durante todo el curso de natación de bebés, alternando cada material en su sesión oportuna. Un esquema de trabajo pudiera ser el siguiente:
 

Antes de explicar el método LudoQua, veamos que tienen en común:

Formación online


–        Un grupo de niños jugando que están en el mercado, cada uno con su rol (tendero, comprador, etc.)
–        Varios niños jugando un partido de fútbol en la calle en la que usan su propia ropa como porterías.
–        Un grupo de personas jugando una partida de dominó en el bar.
–        Un adolescente jugando con la videoconsola
¿Podemos clasificar estas situaciones? ¿Son todas ellas un “juego”?
En el día a día se usa la palabra juego para referirse a diferentes situaciones, emociones o sentimientos, con significados diversos. En nuestra vida personal y profesional se observan muchas situaciones en las que tanto niños como adultos juegan. Los motivos por los que necesitamos jugar son muy variados: por diversión, entretenimiento, para pasar el rato, o simplemente aprender algo nuevo. De estos motivos dependerán el contexto social en el que se encuentren: edad, cultura, desarrollo; el ser humano juega de manera diferente.
  LudoQua es un método de trabajo empírico creado por Francisco Sánchez, en el que se han fusionado el carácter lúdico con el agua. LudoQua es otra forma de aprender a nadar, es otra forma de enseñar. LudoQua se basa en una enseñanza lúdica, divertida, en la que los niños también puedan ser los protagonistas. Los seres humanos aprendemos constantemente situaciones de la vida jugando; los niños están constantemente jugando. De esta forma se desarrollan como personas, su autonomía, su personalidad. En LudoQua hacemos que el deporte sea divertido; hacemos que los niños aprendan a nadar jugando. Porque jugar en el día a día. Jugando se aprenden mucho mejor los conceptos, se asimilan y se recuerdan mejor. Aprender a nadar no tiene que ser una obligación, sino un deporte y un momento lúdico. En el caso de LudoQua baby, también será un momento familiar excepcional.
Los niños y los adultos, en base, juegan de manera similar:

  • Cogen, manipulan objetos
  • Se entretienen
  • Expresan sentimientos
  • Experimentan sensaciones
  • Viven fantasías
  • Transforman objetos de la realidad
  • Conocen su cuerpo
  • Ponen a prueba las capacidades de los demás.

No siempre es necesario…
–        Material
–        Compañía (puedes jugar solo o con más personas)
–        Reglas o normas
Como se dijo antes, jugar es la actividad diaria principal de los niños. Los adultos no juegan tanto, pero no por ello deja de ser una actividad fundamental en el desarrollo personal. Jugar es una capacidad intrínseca del ser humano, ya que tanto niños como adultos, sin importar su raza o condición juegan,. Siempre se juega y siempre se ha jugado.
El modelo lúdico se encuentra presente en casi todas las acciones diarias y cotidianas de los niños y en algunas de los adultos, aunque generalmente no  se da cuenta de ello. Los niños desde que se despiertan por la mañana, están deseosos de jugar; toman el desayuno y quieren jugar con las galletas,  la leche, todo lo que les rodea. Después van al colegio y allí continúan jugando y aprendiendo. Ya por la tarde después del colegio los niños juegan en casa, en el parque… hasta que se van a dormir. En definitiva: los niños están continuamente jugando y aprendiendo, o quizás sería más correcto decir que continuamente están aprendiendo mientras juegan.
El juego es fundamental en el desarrollo de los niños. El juego les ayuda a comprender el medio que les rodea. Si un grupo de niños juega a un determinado juego en el que es necesaria la adopción de roles, están mezclando elementos imaginativos no reales con elementos reales. El medio en el que juegan es real aunque imaginen que es otra cosa diferente,  están descubriendo su entorno.
Los pequeños, toman elementos reales en sus juegos, toman situaciones reales. Están descubriendo la realidad de las cosas, objetos, situaciones cotidianas, roles, mediante el juego. En fundamental jugar para aprender, conocer. Por ejemplo: jugar a mamás y papás, jugar a cocineros. Sin duda en el juego existirán elementos imaginativos pero las situaciones son reales, muchas veces cotidianas, que los niños están aprendiendo, repitiendo e interiorizando en su educación.
Por lo tanto, ¿por qué no utilizar éste modelo en natación? El objetivo de la actividad es que aprendan a nadar, eso está claro. En el caso de natación para bebés, el objetivo es diferente. Entran en juego: estimulación, supervivencia, ámbito familiar, etc. Pero existen diversas variantes para que este aprendizaje se realice de forma correcta y eficaz. Esto lo veremos con más detalle más adelante.

La natación para bebés, se desarrolla en piscinas. Por ello en este nivel se va a estudiar el entorno de trabajo, qué piscinas cumplen los requisitos necesarios para la práctica de natación de bebés y qué material es necesario.
El entorno de trabajo de las clases de natación para bebés se compone de todos aquellos componentes que rodean al bebé y la actividad acuática. Por ello, estos componentes son:

  • La propia piscina
  • Las familias
  • El profesorado
  • El material de trabajo

Antes de entrar en materia, hay que recordar, ¿qué necesita un bebé?
Un bebé necesita básicamente 3 cosas:

  1. Atención y cariño
  2. Alimento
  3. Horas de sueño

En el agua, prácticamente un bebé no necesita grandes cantidades de material ni juguetes. El “material” y “juguete” más importante y principal será la familia. No obstante se podrá usar como material complementario otro tipo de material, juguetes, etc., pero habrá que usarlo en su medida y momento oportuno. Un bebé donde más a gusto se encuentra es en brazos de sus padres, en el pecho, donde pueda oír el corazón, ese sonido relajante y familiar para ellos. Ya se dijo anteriormente, ¿dónde se encontrará un bebé más a gusto, en brazos de sus padres, o en el suelo rígido lleno de juguetes? La pregunta es sencilla de contestar: prima el punto 1 (atención y cariño) sobre juguetes.
Si se habla de cuidados del bebé, nadie mejor que sus padres conocen a su pequeño y cuál es la mejor forma de cuidarlo; no se olvide que ellos pasan 24 horas al día con él, mientras que el profesor tan solo unos minutos a la semana. Un bebé que está alimentado, limpio y con sus horas de sueño cubiertas, está en un estado perfecto para la realización de la actividad. Si el pequeño no acude a la piscina con estas 3 necesidades básicas cubiertas (se recuerda: atención y cariño, alimento y horas de sueño) no podrá relajarse y aprender todo aquello que se espera en la sesión de natación, su atención no será del 100%. Es más, si tiene sueño, es probable que tenga que abandonar la clase y dejarlo para otro día. A un bebé no se le puede obligar a realizar la actividad si no está relajado y feliz. Tan sólo se conseguirán lloros y malestar.
Se comprueba por esto, que además de las condiciones de la piscina, en natación de bebés existe un trabajo familiar previo muy importante. Además de este trabajo familiar, se debe cuidar el entorno de trabajo donde se realizarán las clases. No sirve de nada que el bebé se encuentre perfectamente atendido si el entorno no es el adecuado. Vulgarmente esto sería subir un escalón y bajar dos. Por ello se insiste tanto en la complementariedad entre familia, monitores e instalaciones. Todo debe funcionar fusionado correctamente, pero no por capricho, sino por la adecuada realización de la actividad, por el bien de las familias y sus bebés. Si todo funciona correctamente, cada parte será merecedora de sus “beneficios”. Estos son:

  • Familia: satisfecha por la actividad
  • Monitor: satisfecho por la consecución de objetivos, clases dinámicas, divertidas.
  • Empresa: beneficio “social” y económico. (fama y remuneración).

Os dejo aquí otro fragmento de mi libro «Mi bebe flota», que habla sobre matronatación. 
¿Qué es un bebé? Creo que no habrá dudas acerca de ello, ¿no? Todo el mundo sabe que los bebés son pequeñitos, tiernos, huelen a nuevo, toman el pecho o biberón, usan montones de pañales, se ríen, lloran, te agarran el dedito, balbucean, les gustan los colores, son muy exploradores… un sin fin de adjetivos podríamos decir de ellos y no acabaría el libro.
Me refiero a un aspecto más técnico. Cuando tenemos niños mayores de 3 años en natación, ya sabemos que muscularmente están desarrollados y que se encuentran en la etapa infantil de desarrollo. Con ellos buscaremos que aprendan a nadar de una forma atractiva que les llame la atención y les guste, que tengan ganas de repetir. Combinaremos técnica y juegos…etc. Prácticamente cualquier movimiento de brazos, tronco y piernas pueden realizarlo, mejor o peor, con mayor o menor destreza. En este caso buscaremos ejercicios que se adapten a su nivel mental y su psicomotricidad, que evidentemente esta unido al crecimiento del niño.
En el caso de los bebés el enfoque de las clases es más complejo.
Los bebés desde que nacen, crecen y se desarrollan a una velocidad vertiginosa. Tienen todo el mundo por conocer y explorar. El bebé conforme va acumulando meses se va desarrollando física y psicológicamente.
Este desarrollo es el que nos va a marcar la pauta. Fundamental en las clases de los bebes. No puedo pedir a un bebé determinados movimientos si aún no posee las capacidades necesarias para ello.
– Ejemplo.
Grupo de natación de niños de 5 años.
Van a aprender el movimiento del brazo derecho del estilo crol. El monitor les pinta una carita sonriente para que sepan que mano han de mover. Después imitarán al monitor a mover el brazo y lo practicarán ellos mismos, primero fuera del agua y después dentro.
En el caso de un bebé evidentemente no podemos pedirle que mueva un brazo. Más básico todavía pedirle unos movimientos de pies pues su cadera le impedirá el correcto desplazamiento (movimiento de pies crol se entiende). O coger algún objeto sabiendo si el bebé es capaz de enfocar bien y posee capacidad de profundidad.
Esto y mucho más en el ebook!
 

CAPITULO 1: ¿ESTE SOY YO?
Pero qué a gustito se está en la cama. ¿Es de día?. No debe de serlo porque en el techo brillan todavía unas estrellas muy bonitas. ¡Oso! ¡Estás aquí! ¿Dónde te habías metido?. Vaya, anoche estabas justo aquí debajo de mis brazos y mira donde has aparecido. Vaya, no llego. ¿Por qué te has ido al otro lado? ¡Mmmmp! No, no llego. No puedo levantarme todavía.
Oigo pasos afuera, creo que es mamá, casi la puedo oler. Se abre la puerta, esa silueta me es conocida…Ha subido la persiana. ¡Sííí! Es mami. Vaya, ya se apagaron las estrellas del techo. Se me ha caído el chupete de la emoción, al sonreír, es que mamá me hace unas cosquillas en la tripita que…¡Qué fuerte es mama! Sin apenas esfuerzo me ha sacado de la cuna. Qué a gustito se está en sus brazos, qué bien huele…¡Hora del desayuno! ¡Vuelvo en un ratito!

Pues si, el pañal mejor cambiarlo que este ya está mojado. No sé que tiene el coche de mama, pero después de desayunar y ya vestida aquí en este sillón de Formula 1 se está muy bien. ¡Un momento! Este sitio me suena. ¡Cuántos besos y abrazos!. Mamá se va, ¡espera! ¿ dónde vas? Jo mamá…. ¡Anda, la “seño” Raquel! Aquí en la guardería Raquel nos deja jugar con los juguetes que más nos gusten, y este suelo es muy cómodo. Además, esa música tiene algo contagioso… Ya no lloro cuando mamá se va porque sé que se ha ido a trabajar, igual que papá, y luego volverán a buscarme, no pasa nada; mientras, aquí lo paso genial, este sitio es tan grande…
¡Cómo pasa el tiempo! Hace solo un poquito estaba aquí jugando con mis cubos favoritos y ya viene Raquel a buscarnos: hora de comer.
¡Ñammm! ¿Qué rico sabe el puré!, aún no he probado muchos pero este sabe muy bueno.
Cierto, si, otra vez el pañal. No me mires así, aun no soy tan mayor…
Después de la siesta parece que huele a algo, no sé, algo que me suena mucho… ¡son papá y mamá! ¡Qué rápido pasa el tiempo!, ya han vuelto, seguramente para ir a casa a jugar con Oso, o con Pato, o quizás con ese cubo en el que sólo caben algunas piezas… Vaaale, me he dormido un poco, porque es que en el coche y con esa música no pude evitarlo…
Efectivamente, estuve un montón de rato jugado con Oso, papá y el cubo mágico. Aunque hubo una vez que Pato me hizo cosquillas… ¡imagínate! ¡Apareció de la nada!. Y Oso, no vas a creértelo, a veces habla. Cierto, se parece un poco a la voz de papá pero mejor no le digo nada a ver si deja de hablar, y eso no me gustaría, ¡Oso es muy divertido!.
 
Si quieres seguir leyendo, puedes conseguir el ebook AQUÍ.
Del precio no te preocupes, que lo pones tú 😉