Y perdonarme la expresión, pero después de pensar mucho un título adecuado a esta entrada no se me ocurría nada mejor….que expresase lo que veo mes sí, mes también.

No es que me considere un “friki-padre” de la crianza ni de la enseñanza en la natación, pero sí me considero un gran profesional, y no porque lo diga yo eh… 😉

A lo que voy, mi filosofía en cuanto a la crianza en mi casa es la misma que cuando trabajo con niños: llorar no es parte del proceso. No considero que un bebé o un niño tenga que llorar innecesariamente para aprender; creo que es más fácil buscar una solución que motive, estimule.

Por ejemplo, cuando viene donde trabajo un niño/a con miedo al agua, no le quito el miedo lanzándolo a la piscina acompañado de un “tienes que aprender”. Es mejor para todos ir con mucha paciencia, dando seguridad a los peques y a sus familias (que en el fondo me están dejando lo más bonito de su casa).

También oigo por ahí en clases de estimulación acuática para bebés la siguiente frase: “aunque llore hay que hacer la inmersión porque hoy toca”. Pues señores míos, conmigo eso no va a pasar. No veo necesario que llore, no tengo las clases “tan estructuradas”.

Por supuesto que tengo una programación de mis clases, pero también soy un profesional abierto y cada sesión me adapto a las necesidades de los más peques.

¿Mi truco para que los peques aprendan a nadar?: Formación, experiencia y mucho cariño.

 

Os comparto esta información que me ha parecido interesante.

Siempre respetando otros puntos de vista claro 😉

Que opináis?

http://m.ivoox.com/asociacion-cuidame-programa-08-mayo-2013-audios-mp3_rf_2022463_1.htmlDescripción: 
Esta semana, en nuestra sección CUÍDAME, hablamos del Sueño Infantil.
Para ello contamos con la presencia de María Berrozpe Martínez, Doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad de Barcelona. Tras 8 años dedicada a la investigación cardiovascular en el Centro de Investigación Cardiovascular, IIBB/CSIC-Instituto de Investigación, Hospital de la Santa Cruz y San Pablo, Barcelona -en la actualidad, Centro de Investigación Cardiovascular – CSIC – ICCC- una beca le llevó a Suiza donde trabajó cuatro años como investigadora postdoctoral en el grupo de Investigación Cardiovascular del Instituto de Fisiología, Universidad de Zurich. Actualmente sigue residiendo allí y, ya retirada de los laboratorios, compagina la crianza de sus tres hijos con su pasión por la investigación, leyendo y estudiando todo lo relacionado con la salud primal y la crianza y desarrollo de los niños. Es monitora de La Liga de la Leche Internacional, coautora del libro Una Nueva Maternidad y creadora del blog Reeducando a Mamá.

 

Tenéis que comprar este libro, simplemente es fantástico. #FinDelaCita

 que hacer por tu hijo con lesión cerebralEn este libro, convertido en manual de referencia, Glenn Doman -pionero en el tratamiento de niños con lesión cerebral- ofrece una esperanza real a miles de pequeños a los que se ha dado por perdidos y han sido sentenciados a una vida de confinamiento institucional. Glenn Doman es el fundador y director de los mundialmente conocidos Institutos para el Logro del Potencial Humano, donde han tratado, solo en Estados Unidos, a más de 15.000 pacientes de otros muchos países del ámbito internacional. En este volumen, valiosa herramienta para padres y colegas de profesión, y gracias a una revisión y actualización exhaustiva, Doman documenta el medio siglo de éxito de Los Institutos con las personas con lesión cerebral, mostrando estadísticas e historias de casos, así como enseñando los principios básicos del desarrollo cerebral con gráficos, cuadros y figuras ilustrativas. Explica por qué las antiguas teorías y técnicas fracasaron, define la filosofía de Los Institutos y el tratamiento revolucionario del cerebro; narra las investigaciones del personal de los institutos por todo el mundo, sus avances y frustraciones y sus esfuerzos titánicos para perfeccionar el tratamiento de la lesión cerebral. Revela sus técnicas salvavidas y las herramientas de medición, con el fin de mejorar la movilidad, el lenguaje, la competencia manual, la visión, la audición, el desarrollo táctil, que incluye métodos de patrones y motivación. Además, presenta el programa individualizado de Los Institutos, en el cual los padres y el amor son los ingredientes vitales. Todo esto para que el niño con lesión cerebral pueda vivir un día con sus semejantes y no en reclusión.

A través del juego, el bebé en mayor o menor medida (dependiendo de la edad):

  • Se divierte y se siente feliz
  • Se expresa libremente
  • Explora el mundo que le rodea
  • Desarrolla sus capacidades intelectuales y psicomotrices
  • Se relaciona socialmente con otros del grupo
  • Comprende el valor de las normas
  • Conoce rasgos de su cultura
  • Se integra en el mundo adulto
  • Transforma la realidad aprendiendo ciertas destrezas
  • Desarrolla su creatividad e imaginación

En resumen, la actividad lúdica contribuye a 6 aspectos de la personalidad:

  • Físico, intelectual, creativo, emocional, social, cultural.

La representación de roles durante el juego es una operación que se cumple en el hecho simbólico de jugar, pero muchas veces suele reproducir elementos característicos de la personalidad del jugador, de la realidad familiar que le rodea, de las normas de convivencia o de los valores morales imperantes en la sociedad. Esta sutil y a veces complejísima relación de complementariedad entre ambos aspectos, el real y el imaginario, es justamente lo que define y enriquece al juego como forma de aprendizaje para la vida.

Cuando los niños comienzan su primer día de natación generalmente tienen miedo a lo desconocido. Van a ir a un sitio que no es de su entorno habitual, y además van a meterse en la piscina con un extraño (a priori). Vamos a intentar que este “destete” o trance pase de la mejor forma posible.

OJETIVO: primer día de natación satisfactorio.MIEDO

EJERCICIO LÚDICO 1: acudimos a la entrada de la piscina donde se encuentran los niños con sus mamás o papás con juguetes en las manos. Se los enseñamos y les decimos que solo vamos a jugar, pero en el borde de la piscina (donde vaya a ser la actividad).

EJERCICIO LÚDICO 2: una vez con los niños en la piscina, les dejamos que jueguen tranquilamente, que exploren, que jueguen con cubos a llenarlos y vaciarlos de agua, mojar la pelota…

EJERCICIO LÚDICO 3: una vez que vemos que los niños están tranquilos, dejamos material que vayamos a usar en la clase cerca de ellos, otro por el agua; queremos que se fijen y tengan curiosidad por él. Poco a poco se introduce el monitor a jugar con los pequeños, siempre con mucha tranquilidad y calma. Es un momento lúdico, tan sólo hay que jugar y pasárselo bien. Con esto para el primer día puede ser suficiente.

MIEDO AL AGUA Y VERANO
Existe un tema que se repite todos los años en los cursos de natación sea cual sea la edad de los pequeños. Es un tema tan sumamente importante desde mi punto de vista que no se puede dejar de lado.

Tenemos dos fases bien diferenciadas: cuando el niño no sabe nadar y tiene miedo, y cuando está aprendiendo a nadar.
 Cuando no sabe nadar:
Sea cual sea la edad del niño, si no sabe nadar, pese a lo que pueda parecer, generalmente son menos propensos a sufrir un accidente en la piscina en verano. No saben nadar y se sienten inseguros y tienen miedo; sólo quieren bañarse con material y/o con los papás y mamás.
 Cuando están aprendiendo:
Aquí es donde suele existir mayor problema. Aunque sepan nadar un poco no son capaces de afrontar nadando con una salpicadura, nadar media-larga distancia…etc. Están aprendiendo y se sienten valientes; ése es el problema, que creen que ya pueden ser independientes en el agua cuando realmente aún no lo son.
Con esto no pretendo generalizar, pues los niños siempre tienen que estar controlados en el agua y sus cercanías.
Lo que aquí se expone es que los niños que están aprendiendo a nadar son más propensos a tirarse al agua solos y los niños que no saben nadar nada, suelen querer depender más de los papás.
Los bebés, del que trata este libro, evidentemente son más controlables si aún no nadan, pero tengamos cuidado si ya gatean, pues un pequeño despiste puede ser fatal.
Consejos.
1. Para no tener sustos en verano con los más pequeños de la casa expondré unos pequeños consejos que pueden ser útiles. No olvides que estás en una piscina y como tal entraña sus riesgos (resbalones… etc)
2. Usa el material adecuado a su nivel de aprendizaje
3. Si el pequeño quiere experimentar, tal como si quiere probar a nadar solo, tirarse…es mejor dejarles que prueben en presencia del papá/mamá; si no se les deja probar, generalmente lo intenten cuando estemos distraídos y aquí está el problema.
No se debe olvidar que para lo que a un adulto es responsabilidad, para un niño puede suponer un juego.
Es importante hacer diferenciar al pequeño los momentos de juego en el agua.
Ejemplo: un niño pequeño corriendo por la piscina. El papá evidentemente corre detrás de él para que no le ocurra nada.El niño lo toma como un juego que papá