Buenos y frescos días!
Hoy quiero hablaros sobre un tema que desde mi punto de vista me parece importante: el correcto calentamiento en nuestras sesiones de ciclo indoor.
Si vas a clases o has ido a alguna, verás que el monitor siempre empieza la sesión con calentamiento, pero hay veces que los alumnos se lo pasan por el “forro” y empiezan a tope. Es por ello que vengo a describiros los beneficios de calentar bien y otros aspectos.
¿Por qué calentamos?
Debemos preparar al cuerpo para la actividad física que vamos a realizar, tenemos que poner a punto nuestra máquina para evitar lesiones y otras circunstancias no deseadas. Al calentar se aumenta nuestra temperatura corporal, comenzamos a subir pulsaciones poco a poco de forma progresiva, preparamos la musculatura para trabajar, mejoramos el rango de movimiento, calentamos articulaciones, nos preparamos mentalmente. En definitiva, activamos nuestro metabolismo que parte del reposo hasta un 50 o 60% para empezar a trabajar.
Normalmente conseguir estos porcentajes nos costará unos 10 minutos, que dependerá de cada persona individualmente, pero como es una clase grupal, solemos emplear este tiempo para que a todo el mundo le haya dado tiempo a llegar a ese estado óptimo para empezar a trabajar de forma segura.
Empezar desde el reposo y subir muy rápido será contraproducente para nuestro organismo, debe ser algo progresivo. Normalmente esta progresión la realizaremos en posición de llano con música que irá subiendo poco a poco nuestra intensidad y con ello nuestras pulsaciones.
Con respecto a la cadencia, no subiremos de 100, recuerda que queremos calentar, no quemarnos, ya que luego tendremos el grueso de la clase.
No vale, empezar la clase “y darle a tope”, si es tu deseo adelante, pero no lo recomiendo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation