Beneficios de la leche humana
Entre los beneficios que trae el consumo de la leche humana, está la disminución de las infecciones, incluyendo las de origen bacteriano. Las bacterias vivas aisladas a partir de la leche humana han demostrado propiedades beneficiosas para la salud de la dupla madre-niño1 y de eso leerás a continuación.
 
¿Has oído hablar de pro bióticos? ¿Qué es un pro biótico?
Aquellos microorganismos vivos, que cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren beneficios para la salud de quien los recibe son llamados pro bióticos2, un pro biótico, es un microorganismo no patógeno resistente a la digestión normal, que llega al colon en forma viable, donde tiene un efecto promotor de la salud para el huésped3. Siguiendo esta definición la leche materna es fuente de pro bióticos humanos por contener bacterias con las siguientes características:

  • Son microorganismos vivos2
  • Son de origen humano
  • La ingestión infantil de dichas bacterias es prolongada y sin efectos adversos 1,2
  • Las bacterias se adaptan a las mucosas.1

¿Cuáles son las especies pro bióticas de la leche humana?
Las especies potencialmente pro bióticas de la leche humana son fáciles de recordar porque su primer nombre nos recuerda su origen “lacto” de lactancia, aunque se llaman así porque producen una sustancia denominada ácido láctico, estas son: Lactobacillus gasseri, Lactobacillus plantarum, Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus salivarius, Lactobacillus fermentum y otra muy importante llamada Enterococcus faecium.1-3
¿Cómo funcionan los pro bióticos?
En esta lectura se explicará dos formas en las que los pro bióticos trabajan en la prevención de las infecciones bacterianas: por “ocupación del espacio” y por producción de sustancias antimicrobianas.

  • Por “ocupación de espacio”:

A medida que la leche materna pasa por el aparato digestivo del niño, existe un incremento de la colonización por lactobacilos en el tubo digestivo de los lactantes, a largo plazo, origina la formación de un ecosistema estable y favorece el mutualismo con otras bacterias, a la vez que inhibe la colonización por patógenos entéricos, con lo cual los protege de enfermedades diarreicas.4 Estas bacterias pro bióticas desempeñan un papel muy importante en las barreras microbiológicas primarias que se forman en las mucosas con el fin de prevenir infecciones.1 Esta estrategia se basa en el principio de exclusión competitiva, según el cual ciertas bacterias no patógenas se imponen sobre las patógenas cuando compiten por el mismo nicho ecológico.1 Por ocupación de espacio, las bacterias pro bióticas impiden que las bacterias causantes de enfermedades o patógenas se instalen en el tejido humano. Otro ejemplo de cómo estas bacterias benefician tanto al niño como a la madre es su actuación en la prevención de la mastitis:  durante la lactancia, la secreción de leche aumenta la humedad de los conductos galactóforos y crea condiciones apropiadas para el establecimiento de organismos patógenos en ellos, sin embargo, recientemente se ha demostrado de manera fidedigna que los lactobacilos pueden colonizar los conductos e impedir el asentamiento de bacterias indeseables, previniendo e incluso curando, las mastitis.2 Con estos conocimientos ha surgido la bacterioterapia, una práctica que hace uso de bacterias pro bióticas para prevenir o tratar la colonización del hospedador por parte de bacterias patógenas, que ha despertado gran interés en el campo de la pediatría. En cuanto a su utilidad en el tratamiento de las infecciones gastrointestinales, existen varios estudios del efecto de Lactobacillus en la gastroenteritis aguda, en los que se concluye que los pro bióticos acortan la duración de la diarrea en al menos 24 horas.

  • Por la producción de sustancias antimicrobianas:

Adicionalmente, las bacterias aisladas de la leche materna parecen mostrar un gran potencial para producir sustancias antimicrobianas1 y ésta es otra manera de concebir a la leche humana como fuente de agentes terapéuticos. Es decir, las bacterias pro bióticas producen unas sustancias que impiden el crecimiento (sustancias bacteriostáticas) o eliminan (sustancias bactericidas) a las bacterias causantes de enfermedades.
Pro bióticos como agentes bioterapeuticos
 
Un agente bioterapéutico es un pro biótico usado como medicamento, constituido por microorganismos con efecto terapéutico, que debe ser resistentes a la mayoría de los antibióticos y se mantiene activo durante el tratamiento con ellos. Este efecto terapéutico puede ser preventivo y curativo. Es importante hacer la distinción entre pro biótico y agente bioterapéutico; éste último corresponde a un pro biótico con eficacia terapéutica comprobada, al igual que un medicamento o droga.5 El uso de pro bióticos en medicina se conoce también con el nombre de “bioterapia”. Los agentes bioterapéuticos son microorganismos que tienen un efecto demostrado. Para ser eficaces deben:

    • Ser resistentes a la gran mayoría de los antibióticos que se usan comúnmente.
    • Tener efectos terapéuticos inmediatos.
    • Tener efectos múltiples: inhibición de la adhesión de los patógenos, efectos de inmunomodulación, competencia con las toxinas por los receptores de éstas y, por supuesto, competencia por los nutrientes.

Es así como la leche materna pasa de ser un súper alimento a ser una medicina, cumpliendo con las palabras de Hipócrates -el padre de la medicina- quien señalo: “Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”. Estas bondades solo pueden aprovecharse cuando damos pecho a nuestros hijos, forma ideal para desarrollar apego, alimentar sanamente y fortalecer la buena salud.
Referencias:
1.- JM Rodriguez et al, Acta Pediatr Esp. 2008; 66 (2):27-31 Microbiota de la leche humana en condiciones fisiológicas. 2.- Aneska Mariño García, Magdalys Núñez Velázquez, Jesús Barreto Penié. Microbiota, probióticos, prebióticos y simbióticos. Centro de Rehabilitación Integral CEDESA. La Habana, Cuba. Servicio de Nutrición Clínica Hospital Hermanos Ameijeiras. La Habana, Cuba. 3.- Yvan Vandenplas, Dr. JA. Ramírez Mayans, Dr. C. Castañeda Guillot. Fuente: Acta pediátrica de México VOLUMEN 23, N° 4. 2002 Acta pediátrica de México 4.- Scarlet Salazar*, Mervin Chávez**, Xiomara Delgado***, Thamara Pacheco, Eudis Rubio**** Lactancia materna. Arch Venez Puer Ped v.72 n.4 Caracas dic. 2009. 5.- Medwave 2006 Dic;6(11): e3523 doi: 10.5867/medwave.2006.11.3523. Pro bióticos, prebióticos y simbióticos. Yvan Vandenplas
 
Recuerda siempre que estás en el mejor momento para criar, pues se tienen todas las herramientas a nuestra disposición. Espero que estos consejos contribuyan en una mejor crianza, estoy a la orden para profundizar este y otros temas de tu interés. Mis contactos son:
@lo.estas.haciendo.bien
@loestashaciendobien
Lo estás haciendo bien
 

Comments are closed.

Post Navigation