Antes de explicar el método LudoQua, veamos que tienen en común:

Formación online


–        Un grupo de niños jugando que están en el mercado, cada uno con su rol (tendero, comprador, etc.)
–        Varios niños jugando un partido de fútbol en la calle en la que usan su propia ropa como porterías.
–        Un grupo de personas jugando una partida de dominó en el bar.
–        Un adolescente jugando con la videoconsola
¿Podemos clasificar estas situaciones? ¿Son todas ellas un “juego”?
En el día a día se usa la palabra juego para referirse a diferentes situaciones, emociones o sentimientos, con significados diversos. En nuestra vida personal y profesional se observan muchas situaciones en las que tanto niños como adultos juegan. Los motivos por los que necesitamos jugar son muy variados: por diversión, entretenimiento, para pasar el rato, o simplemente aprender algo nuevo. De estos motivos dependerán el contexto social en el que se encuentren: edad, cultura, desarrollo; el ser humano juega de manera diferente.
  LudoQua es un método de trabajo empírico creado por Francisco Sánchez, en el que se han fusionado el carácter lúdico con el agua. LudoQua es otra forma de aprender a nadar, es otra forma de enseñar. LudoQua se basa en una enseñanza lúdica, divertida, en la que los niños también puedan ser los protagonistas. Los seres humanos aprendemos constantemente situaciones de la vida jugando; los niños están constantemente jugando. De esta forma se desarrollan como personas, su autonomía, su personalidad. En LudoQua hacemos que el deporte sea divertido; hacemos que los niños aprendan a nadar jugando. Porque jugar en el día a día. Jugando se aprenden mucho mejor los conceptos, se asimilan y se recuerdan mejor. Aprender a nadar no tiene que ser una obligación, sino un deporte y un momento lúdico. En el caso de LudoQua baby, también será un momento familiar excepcional.
Los niños y los adultos, en base, juegan de manera similar:

  • Cogen, manipulan objetos
  • Se entretienen
  • Expresan sentimientos
  • Experimentan sensaciones
  • Viven fantasías
  • Transforman objetos de la realidad
  • Conocen su cuerpo
  • Ponen a prueba las capacidades de los demás.

No siempre es necesario…
–        Material
–        Compañía (puedes jugar solo o con más personas)
–        Reglas o normas
Como se dijo antes, jugar es la actividad diaria principal de los niños. Los adultos no juegan tanto, pero no por ello deja de ser una actividad fundamental en el desarrollo personal. Jugar es una capacidad intrínseca del ser humano, ya que tanto niños como adultos, sin importar su raza o condición juegan,. Siempre se juega y siempre se ha jugado.
El modelo lúdico se encuentra presente en casi todas las acciones diarias y cotidianas de los niños y en algunas de los adultos, aunque generalmente no  se da cuenta de ello. Los niños desde que se despiertan por la mañana, están deseosos de jugar; toman el desayuno y quieren jugar con las galletas,  la leche, todo lo que les rodea. Después van al colegio y allí continúan jugando y aprendiendo. Ya por la tarde después del colegio los niños juegan en casa, en el parque… hasta que se van a dormir. En definitiva: los niños están continuamente jugando y aprendiendo, o quizás sería más correcto decir que continuamente están aprendiendo mientras juegan.
El juego es fundamental en el desarrollo de los niños. El juego les ayuda a comprender el medio que les rodea. Si un grupo de niños juega a un determinado juego en el que es necesaria la adopción de roles, están mezclando elementos imaginativos no reales con elementos reales. El medio en el que juegan es real aunque imaginen que es otra cosa diferente,  están descubriendo su entorno.
Los pequeños, toman elementos reales en sus juegos, toman situaciones reales. Están descubriendo la realidad de las cosas, objetos, situaciones cotidianas, roles, mediante el juego. En fundamental jugar para aprender, conocer. Por ejemplo: jugar a mamás y papás, jugar a cocineros. Sin duda en el juego existirán elementos imaginativos pero las situaciones son reales, muchas veces cotidianas, que los niños están aprendiendo, repitiendo e interiorizando en su educación.
Por lo tanto, ¿por qué no utilizar éste modelo en natación? El objetivo de la actividad es que aprendan a nadar, eso está claro. En el caso de natación para bebés, el objetivo es diferente. Entran en juego: estimulación, supervivencia, ámbito familiar, etc. Pero existen diversas variantes para que este aprendizaje se realice de forma correcta y eficaz. Esto lo veremos con más detalle más adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation