Aprender a nadar es algo muy concreto.

A mi me gusta ver la natación como algo más global. No me gusta “solo enseñar ” al estilo clásico.

Para que veáis mi forma de enseñar os dejo esta foto de material que acabo de comprar: cesta de la compra.

Qué voy a trabajar de forma lúdica:

  • Se trabaja la patada para aprender a nadar
  • Se trabajan los colores
  • Las formas
  • Se trabaja en equipo con los demás compañeros.
  • Aprendemos a hacer la compra
  • Trabajamos mucho en el agua: resistencia
  • Se lo pasan muy bien, se motivan y tienen ganas de repetir.

Y muchas cosas más que podría contaros.

Para ellos es un juego, pero yo se que están practicando técnica específica de natación.  Cada juego tiene un sentido, un motivo. De esta forma yo no obligo a ningún niño,  son ellos los que piden hacer más,  y probar cosas nuevas.

Como podéis ver no es la forma tradicional. Pues así se trabajan todos los aspectos de la natación  (estilos, posición,  técnica,  respiración….) pero de una forma diferente.

Este material es solo un ejemplo de todo lo que trabajamos duro en el agua en cada sesión. Es más trabajo para el profesor?  Sí pero os aseguro que merece la pena!

El primer día de natación.

Esta es una duda recurrente en mi trabajo. ¿cómo va a ser la primera clase de natación de mi hij@?

A lo largo de los años es una duda muy razonable que se preguntan muchas familias. Es lógico. Es como cuando van a empezar el colegio o la guardería, las familias quieren que su hijo no sufra, lo pase lo mejor posible. Es duro para todas las partes, pero creo que la peor parte se la llevan las familias, que anticipamos y pensamos mil cosas que podrían pasar.

El primer día de natación tiene que ser algo chulo, divertido, atractivo. El agua es muy divertida, ¿por qué no iba a serlo en natación?

Os voy a contar desde mi experiencia y mi forma de trabajar cómo sería el primer día de natación de vuestros hijos e hijas.

Lo primero de todo es formalizar la matrícula en recepción, allí siempre se os da toda la información que necesitéis, siempre podéis llamar, mandar un email o todo lo que necesitéis. Si aún te quedan dudas o si crees que necesitas contar algo al monitor, siempre está mi puerta abierta. ¿Qué cosas me suelen comentar?

  • Mi hijo nunca ha hecho natación y es un poco tímido
  • Le cuesta un poco al principio
  • Le cuesta confiar
  • Lleva tapones en los oídos por temas médicos
  • ¿Quién le va a dar clase? ¿Está formado?
  • Mi hijo tiene autismo
  • Mi hijo tiene Síndrome de down
  • Mi hijo ve mal o lleva gafas
  • Tiene 5 años pero aún no ha hecho natación
  • Venimos de otra piscina con una mala experiencia
  • No le gusta meter la cabeza en el agua
  • Le asusta ponerse gafas

Y podría escribir más, pero estas son las cosas con las que me encuentro día a día. ¿Te suenan?

Voy a deciros que todas estas situaciones SON COMPLETAMENTE NORMALES. Nunca ha hecho natación, pues vamos a ponerle solución!

Le cuesta un poco, normal! no me conoce!

Estoy formado? Por supuesto! y con muchos años en la espalda!

Autismo, down…. no hay ningún problema, es más, los grupos son se hacen “especiales”, van todos juntos. Donde trabajo no hay “caballitos”, ni colores. Todos somos una familia. Los grupos se hacen siempre para que los peques estén a gusto en el agua y con similares características en el agua.

Da igual la edad que tenga, yo mismo aprendí de mayor a nadar, y al poco me formé como socorrista, monitor y muchas cosas más!

Venimos con una mala experiencia: no hay problema, aquí respetamos el ritmo de tu hijo. No presionamos, no metemos la cabeza a la fuerza. Trabajamos la empatía y la motivación.

Bueno, pues el primer día será el siguiente:

  1. Venís a la piscina, ponéis el bañador, toalla etc al peque. 
  2. YO os espero dentro, y hablamos 3-5 minutillos para que me contéis lo que necesitéis (previamente si teníais dudas habremos hablado por teléfono o tomando un café)
  3. Me quedo con los peques, nos sentamos en el borde, les enseño la instalación, el material. Hablamos sobre qué vamos a hacer en natación y cómo lo vamos a hacer. Nos vamos conociendo. 
  4. Jugamos y empezamos a meternos en el agua (en brazos generalmente, y poco a poco pondremos material y trabajaremos muuuucho)
  5. Nos lo pasamos genial y…. se pasó la media hora!
  6. Volvemos con las mamás y tenemos ganas de repetir.

Así de sencillo, pensando siempre en vuestro hijo.

¿Qué os parece?

Aprender a nadar es algo muy concreto.

A mi me gusta ver la natación como algo más global. No me gusta “solo enseñar ” al estilo clásico.

Para que veáis mi forma de enseñar os dejo esta foto de material que acabo de comprar: cesta de la compra.

Qué voy a trabajar de forma lúdica:

  • Se trabaja la patada para aprender a nadar
  • Se trabajan los colores
  • Las formas
  • Se trabaja en equipo con los demás compañeros.
  • Aprendemos a hacer la compra
  • Trabajamos mucho en el agua: resistencia
  • Se lo pasan muy bien, se motivan y tienen ganas de repetir.

Y muchas cosas más que podría contaros.

Para ellos es un juego, pero yo se que están practicando técnica específica de natación.  Cada juego tiene un sentido, un motivo. De esta forma yo no obligo a ningún niño,  son ellos los que piden hacer más,  y probar cosas nuevas.

Como podéis ver no es la forma tradicional. Pues así se trabajan todos los aspectos de la natación  (estilos, posición,  técnica,  respiración….) pero de una forma diferente.

Este material es solo un ejemplo de todo lo que trabajamos duro en el agua en cada sesión. Es más trabajo para el profesor?  Sí pero os aseguro que merece la pena!

Una vez dominadas las técnicas de flotación y propulsión es momento de practicar la rotación.

Los bebés se desarrollan:

  • De proximal a distal
  • De cabeza a pies

Es muy beneficioso para los bebés la realización de ejercicios de giros y rotaciones de tronco. También serán muy útiles para la combinación de varias técnicas, como por ejemplo: inmersión-rotación-flotación. Ejemplo: en un ejercicio de inmersión, el bebé ascendería por el agua, giraría el tronco y finalizaría el ejercicio en posición boca arriba (decúbito supino o dorsal).

Interesa que el bebé pueda ser capaz de rotar el tronco y ser capaz de pasar de posición ventral a dorsal y viceversa (boca abajo y boca arriba respectivamente).  Estos giros ofrecen libertad de movimiento al bebé, así como desarrollo muscular y de sus capacidades.

Primero se deberán realizar ejercicios de rotación muy básicos y sencillos. Con el bebé por las axilas se paseará  por la superficie del agua y se alternarán las dos posiciones:

  1. Pasear en zig-zag boca arriba
  2. Pasear en zig-zag boca abajo

Es importante que el ejercicio no se alargue demasiado; no hay que perder de vista los objetivos. Un paso más adelante será combinar estos dos ejercicios (A y B) realizando el giro del bebé con la ayuda de mamá/ papá.

Posteriormente se podrán combinar los giros con una salida desde el bordillo, con el bebé sentado. Incluso se puede realizar salidas con salto (necesario que el bebé confié y la familia esté receptiva). Se debe motivar con algún juguete al bebé para que tenga ganar de saltar, meterse en el agua y realizar el ejercicio. Generalmente, el hecho de que mamá o papá estén en el agua es suficiente motivación y los bebés se tirarán a los brazos de sus padres. Por ello, LudoQua recomienda que el monitor se encuentre en el bordillo sujetando al bebé para evitar accidentes, y le ayude en el salto al agua donde la recepción será de la familia.

Conseguir que un bebé flote no es difícil, es necesario buena actitud, buen trabajo y constancia. No se debe prestar toda la energía del curso a la consecución de la flotación de los bebés; habrá que realizar la planificación con criterio. Es decir, ¿de qué sirve que se consiga que un bebé flote?
Mientras más pequeño es el bebé más sencillo es hacerle flotar. La flotación es supervivencia; mientras más mayor es el bebé, más consciente es del medio que le rodea, pueden aparecer miedos, etc.

NOTA MUY IMPORTANTE:

LudoQua tiene la siguiente filosofía de trabajo:

  <<No se trabaja la flotación para que los bebés sean autónomos y las familias puedan estar “más tranquilas” o “menos pendientes”, tampoco se trabaja la flotación “por si se cae al agua”, LudoQua apuesta por un trabajo efectivo en familia, reforzando vínculos afectivos, los bebés no necesitan autonomía, necesitan cariño, horas de sueño y alimento>>

Posteriormente a los ejercicios básicos de flotación, serán muy interesantes las combinaciones flotación-propulsión-inmersión.

¿Cómo conseguir flotación?

  1. Flotación con contacto físico
  2. Flotación con material auxiliar
  3. Flotación por convección

Flotación con contacto físico:

Recuérdese que se dijo niveles atrás, ¿dónde se encuentra un bebé más a gusto? En los brazos de sus progenitores. La flotación con contacto físico “aprovechará” esta circunstancia.

El bebé deberá estar tumbado boca arriba en el pecho de su madre, preferiblemente en el lado del corazón (el sonido del latido produce un efecto tranquilizador en los bebés). La mamá se pondrá recostada, es decir, semitumbada y los dos pasearán por el agua de tal forma que la madre caminará hacia atrás. Para evitar abrazos en momentos que no deben ser, por ejemplo, el bebé quiere abrazar a su madre, pero no por premio a la finalización de un ejercicio, sino para evitar el ejercicio, se utilizará la técnica “manos ocupadas” que consiste en dar “algo” al bebé en sus manos, un juguete, etc., para que éste tenga las manos ocupadas y no se acuerde de abrazar. De esta forma se fomenta la flotación.

Flotación con material auxiliar:

La técnica es la misma que la citada anteriormente tan solo que se va a introducir progresivamente el material deseado en la misma posición hasta que el bebé deja el contacto del cuerpo de la mamá y flota con el material. Es un proceso que durará dependiendo del bebé, no se suele conseguir en una sesión, sino que es un trabajo progresivo. Prima la eficacia de la flotación, como la relajación, la finalización de la clase de manera satisfactoria y buen sabor de boca que la flotación con material en sí misma.

Se puede utilizar cualquier material auxiliar que el monitor crea oportuno para la consecución de este objetivo. No se trata de realizar ejercicios cerrados, sino dar pautas de trabajo e ideas al monitor. Se debe tener paciencia, amor y constancia. El bebé deberá conseguir la confianza necesaria como para no depender del contacto de la madre, lo cual al principio le resultará extraño. Obsérvese que se habla de “no depender del contacto” y no “autonomía del bebé”. En ningún momento la madre dejará de vigilar al pequeño y de guiar el ejercicio, aunque éste se realice con churro, manguito, etc.

Muchas familias se plantean cómo o a qué jugar con su bebé en sus primeros meses de vida. Cuando los niños con más mayores, podemos apuntarlos a cualquier deporte; el deporte más completo por excelencia es la natación. Existe una variante de la natación que es más bien reciente, no muy conocida por la gente: la matronatación o natación para bebés. Ahora ya sabemos que con nuestro bebé podemos realizar un “deporte” en familia de forma eficaz y segura. 

La estimulación temprana acuática es una actividad que realizan los bebés con la ayuda de mamás y papás y el profesional; el objetivo no es aprender a nadar, sino adquirir una serie de conocimientos y aptitudes acuáticas. El tipo de estimulación que se trabaja es a nivel motor, sensorial, sensitivo y cognitivo. Hablamos de matronatación en edades comprendidas entre los 5 y 18 meses.

Entonces, ¿podemos decir que ayuda a salvar vidas?

Como os comentaba arriba, en las clases de matronatación se trabajan aspectos motores, sensoriales… es decir vamos a desarrollar habilidades acuáticas en los bebés. También se trabaja mucho el apego, que esa sesión sea familiar, de mamá y papá, trabajamos el contacto físico, la confianza.

Por otro lado también se trabajan habilidades como las inmersiones, los giros, las flotaciones, y en algunos sitios, la supervivencia.

Desde mi punto de vista profesional, sí que ayuda a salvar vidas porque son bebés que poseen habilidades en el agua que otros no poseen, comienzan con la estimulación y después en clases de natación infantil todo va más rodado. En este aspecto sí que salvaría vidas porque estos peques son conocedores del medio acuático, con sus placeres pero también sus riesgos. Pero nunca me gusta ni me ha gustado enseñar matro como supervivencia en el agua  “por si se cae el bebé”, y menos desde el punto de vista de “estar más tranquilo porque sabe flotar”.

Los bebés y los niños siempre tienen que estar con sus padres o bajo supervisión, no me vale que sepa hacer una inmersión y salir a flote y llorar.

Entonces en resumen, practicando matronatación y natación infantil los bebés y peques adquieren unas habilidades acuáticas que en caso de caída ayuda pero nunca deberemos dejarlos solos.

Es muy importante en la organización de sesiones tener claros los objetivos del curso. Se puede establecer:

  1. Objetivo general del curso
  2. Objetivos parciales

Como objetivo general se podría decir que los bebés se adapten al medio acuático y se refuerce el vínculo familiar.

Como objetivo parcial, cada uno de los propuestos en las sesiones (flotaciones, rotaciones, etc.).

No existe un patrón definido de cómo organizar las clases, LudoQua ofrece recomendaciones basadas en años de experiencia. En estas recomendaciones influyen varios factores, como pueden ser:

  • Rango de edad de los bebés
  • Número de alumnos del curso
  • Recursos de que se dispone
  • Formación del monitor
  • Número de sesiones
  • Duración de las sesiones
  • Seriedad de la familia

Organizar las clases correctamente es más sencillo de lo que parece, tan sólo se deben tener las ideas y objetivos claros.

Los factores se pueden clasificar en:

  1. Internos
  2. Externos

Los factores internos son los del propio centro y la formación del monitor.

Los factores externos son aquellos que delimitan la familia y sus pequeños.

En cuanto a los factores internos, LudoQua recomienda comunicarse con el centro donde se imparte la actividad y saber antes del comienzo del curso de qué material se va a disponer, la posibilidad de utilizar música, cuántas sesiones constarán el curso así como su duración. También se deber estar informado sobre el número mínimo y máximo de alumnos por clase. Esto es sencillo, una vez dado cuenta de todo ello, los siguientes cursos fluirán con más normalidad.

En cuanto a los factores externos, se pueden ir definiendo desde la primera sesión de la clase, que debería ser una entrevista con las familias para resolución de dudas y dejar el funcionamiento del curso establecido y claro desde el principio. Si los bebés se adaptarán bien no es posible saberlo hasta que no llegue el momento. Lo que sí es posible es estar bien preparado y formado para ir adaptando las clases y sus ejercicios conforme discurre el curso. De esta forma, se evitan contratiempos desagradables e inoportunos.

Antes de explicar el método LudoQua, veamos que tienen en común:

–        Un grupo de niños jugando que están en el mercado, cada uno con su rol (tendero, comprador, etc.)

–        Varios niños jugando un partido de fútbol en la calle en la que usan su propia ropa como porterías.

–        Un grupo de personas jugando una partida de dominó en el bar.

–        Un adolescente jugando con la videoconsola

¿Podemos clasificar estas situaciones? ¿Son todas ellas un “juego”?

En el día a día se usa la palabra juego para referirse a diferentes situaciones, emociones o sentimientos, con significados diversos. En nuestra vida personal y profesional se observan muchas situaciones en las que tanto niños como adultos juegan. Los motivos por los que necesitamos jugar son muy variados: por diversión, entretenimiento, para pasar el rato, o simplemente aprender algo nuevo. De estos motivos dependerán el contexto social en el que se encuentren: edad, cultura, desarrollo; el ser humano juega de manera diferente.

  LudoQua es un método de trabajo empírico creado por Francisco Sánchez, en el que se han fusionado el carácter lúdico con el agua. LudoQua es otra forma de aprender a nadar, es otra forma de enseñar. LudoQua se basa en una enseñanza lúdica, divertida, en la que los niños también puedan ser los protagonistas. Los seres humanos aprendemos constantemente situaciones de la vida jugando; los niños están constantemente jugando. De esta forma se desarrollan como personas, su autonomía, su personalidad. En LudoQua hacemos que el deporte sea divertido; hacemos que los niños aprendan a nadar jugando. Porque jugar en el día a día. Jugando se aprenden mucho mejor los conceptos, se asimilan y se recuerdan mejor. Aprender a nadar no tiene que ser una obligación, sino un deporte y un momento lúdico. En el caso de LudoQua baby, también será un momento familiar excepcional.

Los niños y los adultos, en base, juegan de manera similar:

  • Cogen, manipulan objetos
  • Se entretienen
  • Expresan sentimientos
  • Experimentan sensaciones
  • Viven fantasías
  • Transforman objetos de la realidad
  • Conocen su cuerpo
  • Ponen a prueba las capacidades de los demás.

¿Qué material de piscina es más adecuado para que los niños aprendan a nadar?

Hoy en día existe gran variedad de material auxiliar que combina diversión y aprendizaje.

  • El objeto más común es el llamado “churro” o “patata”. Es un cilindro de poliestireno que permite gran cantidad de juegos y ejercicios, así como autonomía para el niño.
  • Los manguitos de poliestireno también son muy útiles, ya que no se pinchan, sobre todo los que llevan varios discos porque se pueden ir quitando en función del nivel del nadador.
  • También son eficaces los bañadores que llevan integradas varias microcámaras de aire que permiten flotar sin impedir el movimiento. No recomiendo chalecos que no lleven arnés porque se suben a la cara del pequeño.

Básicamente, con un “churro” en la piscina podremos pasarlo en grande con los niños y ellos podrán realizar todo tipo de movimientos y ejercicios (delante, detrás, a caballito, etc). Eso sí, los padres deberán estar muy atentos en todo momento. Estamos eligiendo calidad y diversión y desechamos pseudotranquilidad y flotador.

Yo me mojo por la vida, y tú? #mojateporlavida
#YoSoyTurAniAnA 
Mójate por la vida es una idea que surge de un grupo de 10 nadadores de varias provincias
españolas (Almería, Córdoba, Madrid, Albacete y Navarra) que tras haber participado, tanto a
nivel organizativo como deportivamente, en numerosas travesías en aguas abiertas, deciden
sumar sus esfuerzos por un fin solidario: colaborar con la Fundación Cris contra el Cáncer en la
creación de la Unidad de Terapias Avanzadas para Cáncer Infantil en el Hospital de la Paz en
Madrid, haciendo lo que más les gusta: nadar en aguas abiertas. Para ello, a través de su club,
el Club Deportivo TurAniAnA de Roquetas de Mar (Almería) ponen en marcha “Mójate por la
vida”.
Este reto deportivo solidario incluye varias actividades:
– 25/03/2017 “Mójate por la vida 12+1” maratón de deportivo en las instalaciones de CDU
Juan Fernández González de Roquetas de Mar (Almería) donde se realizaron 12+1 horas de
natación ininterrumpidas, un torneo de padel de 12 horas y multitud de actividades
paralelas para disfrutar en familia. Esta actividad contó con el apadrinamiento del nadador
olímpico cordobés Rafael Muñoz.
– 20/05/2017 Concierto Solidario “Mójate por la vida” en la Escuela de Música, Danza y
Teatro de Roquetas de Mar (Almería) organizado con la colaboración de la Asociación
Musicartes Almería y AAVV La Paz.
– 22-26/08/2017 Cabo de Gata – Níjar Swim Project, reto principal, nadar 60 kilómetros
costa del Parque Natural Marítimo – Terrestre Cabo de Gata – Níjar que distan las
localidades de Carboneras y Cabo de Gata, en 5 etapas consecutivas, contando para ello
con el apoyo de PESCARTES la Asociación de Pescadores Artesanales de Cabo de Gata
Níjar.
– 25/11/2017 Cena Solidaria “Mójate por la vida” en el Club Playa Serena Restaurante
(Roquetas de Mar).
El Club Deportivo TurAniAnA es un club cuyos valores principales son la familia y la solidaridad
y que busca en todas sus actividades colaborar y apoyar a los agentes conocedores del
entorno. Esto ha marcado el diseño y desarrollo de todo el reto deportivo, desde que se eligió
a la Fundación Cris y en concreto el proyecto de investigación para lucha contra el cáncer
infantil hasta la configuración de las propias actividades descritas con anterioridad.