Una vez dominadas las técnicas de flotación y propulsión es momento de practicar la rotación.

Los bebés se desarrollan:

  • De proximal a distal
  • De cabeza a pies

Es muy beneficioso para los bebés la realización de ejercicios de giros y rotaciones de tronco. También serán muy útiles para la combinación de varias técnicas, como por ejemplo: inmersión-rotación-flotación. Ejemplo: en un ejercicio de inmersión, el bebé ascendería por el agua, giraría el tronco y finalizaría el ejercicio en posición boca arriba (decúbito supino o dorsal).

Interesa que el bebé pueda ser capaz de rotar el tronco y ser capaz de pasar de posición ventral a dorsal y viceversa (boca abajo y boca arriba respectivamente).  Estos giros ofrecen libertad de movimiento al bebé, así como desarrollo muscular y de sus capacidades.

Primero se deberán realizar ejercicios de rotación muy básicos y sencillos. Con el bebé por las axilas se paseará  por la superficie del agua y se alternarán las dos posiciones:

  1. Pasear en zig-zag boca arriba
  2. Pasear en zig-zag boca abajo

Es importante que el ejercicio no se alargue demasiado; no hay que perder de vista los objetivos. Un paso más adelante será combinar estos dos ejercicios (A y B) realizando el giro del bebé con la ayuda de mamá/ papá.

Posteriormente se podrán combinar los giros con una salida desde el bordillo, con el bebé sentado. Incluso se puede realizar salidas con salto (necesario que el bebé confié y la familia esté receptiva). Se debe motivar con algún juguete al bebé para que tenga ganar de saltar, meterse en el agua y realizar el ejercicio. Generalmente, el hecho de que mamá o papá estén en el agua es suficiente motivación y los bebés se tirarán a los brazos de sus padres. Por ello, LudoQua recomienda que el monitor se encuentre en el bordillo sujetando al bebé para evitar accidentes, y le ayude en el salto al agua donde la recepción será de la familia.